Después de graduarse en Derecho por la Universidad Federal de Minas Gerais en 1988, Maurício Campos Júnior sobresalió como Defensor Público en el I Tribunal de Jurados de Belo Horizonte (puesto que ocupó hasta 2003) y en el ejercicio de la abogacía criminal en la capital minera a lo largo de los últimos 30 años. Enseñó la disciplina Derecho Procesual Penal en la Pontíficia Universidad Católica de Minas Gerais durante 30 años y también ocupó el puesto de Consejero Federal del Orden de los Abogados de Brasil.

Maurício Campos Júnior está reconocido, a menudo, como el abogado más admirado en publicaciones especializadas, es autor de artículos especializados e imparte ponencias en diversos seminarios alrededor del país.